E. ESTRATEGIAS, TÁCTICAS Y SISTEMAS DE APUESTAS DEPORTIVAS

Información general

El tema de los sistemas, tácticas y estrategias en las apuestas y el juego en general es sumamente subjetivo y personal. Las estrategias, tácticas y sistemas de apuestas no cuentan con verdades absolutas que garanticen éxito alguno, mucho menos existen fórmulas mágicas sobre cómo apostar. Cada apostante tiene habilidades, formas y maniobras para ganarle a las casas de apuestas, aunque sea por un tiempo medido. Lo que sabemos con certeza es que los buenos jugadores siempre tienen estrategias que siguen con constancia. Referirse, especialmente con alguna aferración, a la intuición y sensaciones casi sin fallo alguno llevará al fracaso.

Sistemas tradicionales y diversos de apuestas deportivas

Las alternativas de sistemas de apuestas deportivas son prácticamente infinitas, aunque aquí te mencionamos algunas de ellas:

  • » Apuestas de sistema
  • » Apuestas combinadas
  • » Apuestas de valor explicadas
  • » Sistema de apuestas de progresión negativa

Los sistemas varían en función de los deportes y tipos de apuestas. Una gran parte de las posibilidades de apuestas se refieren al deporte con más popularidad a nivel mundial, el fútbol.

La Martingala, el Sistema de Paroli y Sucesión Fibonacci en las apuestas

Hace algunos capítulos abarcamos lo que se conoce como el “Criterio de Kelly”. Existen sistemas de apuestas deportivas parecidas al criterio de Kelly que se han logrado consolidar y ganar reconocimiento a lo largo del tiempo. La Martingala, por ejemplo, es una estrategia bastante consolidada con adeptos y detractores. Se trasladó al fútbol tras ser famosa en la ruleta. Una variante de ella consiste en escoger una liga y, dentro de ella, un equipo que tenga muchos empates a su nombre. La estrategia consiste en apostar al empate de ese equipo en los partidos consecutivos, duplicar el monto en caso de perder y regresando a la apuesta inicial en caso de un gane.

El sistema de Paroli es una manera de contrarrestar el sistema de la Martingala. Por ello mismo se le conoce también como el sistema Anti-Martingala. Contrario a la Martingala, el sistema de Paroli mejora la apuesta luego de una gane y comienza nuevamente después de una perdida. Lo más importante en términos positivos sobre esta táctica es que constantemente lo que se apuesta son las ganancias. Contrario a la Martingala, no hace falta una banca para sostener el sistema de Paroli. Como los mejores beneficios se derivarán de las buenas rachas, el sistema de Paroli es ideal para cuotas bajas, inclusive.

Por otro lado, la sucesión de Fibonacci suele ser la predilecta de los amantes de las matemáticas y de quienes suelen apostar por favoritos. El sistema Fibonacci es algo curioso y data a la Antigüedad, pero es perfectamente adaptable a las apuestas deportivas desde el punto de vista de la progresión de números siguiente:

1-2-3-5-8-13-21-34.

Como funciona la secuencia Fibonacci para las apuestas es que se inicia apostando 1 unidad y se salta al número siguiente tras la derrota o se dan dos pasos atrás cuando se gana. Así, el peor caso posible según esta secuencia se daría únicamente al perder 8 jugadas consecutivas, lo cual equivale a 34 unidades.

La doble oportunidad

Dentro de otras variantes posibles, existe también la variante de doble oportunidad en las apuestas, la cual es ideal para apostadores con mucha paciencia y con poca ansiedad. Este sistema realmente requiere constancia, calma, serenidad y entereza. Lo estipulamos así, puesto que, aunque en la doble oportunidad las cuotas lógicamente se reducen, los resultados sólo se perciben a largo plazo. Asimismo, la doble oportunidad únicamente es válida para eventos con tres resultados posibles. En todo caso, el fútbol es el deporte más indicado para este tipo de apuestas deportivas. A manera de ejemplo de una apuesta de doble oportunidad en el fútbol, ante la posibilidad de un partido entre Chelsea y Arsenal una buena jugada podría ser 'Chelsea o empate'. En una gestión lineal, primordialmente para apostadores principiantes, lo más recomendable es apostar un 5% del bankroll como máximo. Dependiendo de la confianza que se ha depositado en la apuesta, se puede jugar entre el 0.5% y el 5% del total del banco. El 2.5% sería una inversión medida y razonable y superar el 3% únicamente sería útil como inversión en grandes oportunidades.

Over cuando juega un favorito claro

Cuando hay una diferencia marcada entre un equipo y otro en un partido de fútbol es la ocasión perfecta para apostar a que se anotarán más de 2.5 o 3.5 goles. Por lo general las casas de apuestas ofrecen cuotas tan atractivas como 1.50 o 1.60 en esos casos.

Apuestas de la mitad de las ganancias

Apostar la mitad de las ganancias es otra táctica que usa como prioridades el orden y la buena administración del banco. Supongamos que comenzamos con 200 euros. En ese caso, ese monto se dividiría en cuatro. Bajo ese entendido, apostamos 50 euros a un favorito claro, tales como el Real Madrid, Barcelona o Bayern Múnich, por ejemplo. Suponiendo que contásemos con una cuota de 1.30, obtendríamos 65 euros brutos y 15 de ganancia. De esa ganancia de 15, se tomaría la mitad de 7.5 y se empezaría de cero ahora con una idea un poco más ambiciosa y arriesgada. Aunque siempre es una posibilidad el perderlo todo, también es probable ver buenos resultados.

Apuestas en visitantes

Los locales casi siempre son amplios favoritos previo a un evento deportivo. Comprobarlo es cuestión de repasar las cuotas en una jornada cualquiera de cualquier liga de fútbol en el mundo. Sin embargo, es en casos así cuando el análisis y ojo de un apostador puede terminar en excepciones a la regla con gran rentabilidad. Generalmente, cuando un torneo está promediando, el terreno está marcado. Por ende, es más sencillo acertar una victoria visitante. Lo esencial es llevar a cabo un estudio y análisis minucioso de las condiciones del evento y tomar en cuenta que ciertos equipos, ya sea por presión u otros motivos, rinden mejor fuera de casa en ocasiones. Lo importante es saber detectarlos.